¡NO TE CALLES!

¡NO TE CALLES!
¡GRITA CADA RUMOR!

miércoles, 26 de marzo de 2008

¿SEREMOS COMO QUIÉN?

En las escuelas primarias y secundarias de esta Isla cada vez es más divertido lo que dicen los estudiantes. Con escasos siete años un alumno puede burlarse de los dirigentes, en las aulas se ríen del coma - andante que está en el lecho de muerte, y muchos "pioneros" no hacen otra cosa que hablar de cómo salir del país: desde en balsas hasta con cartas de invitación.

Me dicen que en una secundaria del Vedado, cuando hay que repetir "Seremos como el Ché", decenas de alumnos gritan delante de todos (sin que los maestros digan nada) ..."Seremos como el Shrek".

El dibujo que ilustra este comentario nos lo enseñó un estudiante de séptimos grado. Ilustraba con él su libreta de matemáticas...

Lo mejor: nos lo entregó cuando supo que somos los autores del blog Rumor de Cuba.

¿Alguna vez lograremos que a este país lo dirija, al menos, alguien que tenga sentido del humor?

Seguramente sí.

5 comentarios:

CubanInLondon dijo...

Pero Fidel si tiene sentido del humr, compañerito. ¿A quien más se le hubiera ocurrido la Zafra de los Millones sin ver el ángulo humorístico en ello? Más respeto para el Coma-andante por favor.

Saludos desde Londres.

Anónimo dijo...

Soy miembro de una generación anterior a la “generación Y”, precisamente la generación a la que tocaron todos los experimentos que al comandante se le ocurrían. Desde la primera “Escuela al campo” en un recién desmantelado campamento de la UMAP (donde por cierto en uno de ellos estuvo confinado Pablo Milanés) en el centro de la gran sabana de Camagüey rodeado de cañaverales por todas partes, en un inhóspito lugar donde los únicos animales que vi en 45 días fueron dos perros y los dos bueyes que halaban la carreta que nos conducía a guataquear caña. Era el curso 66-67 si la memoria no me falla. Después vino la participación en los “trabajos voluntarios de fin de semana”, el cordón de la Habana sembrando café, ya en el pre las zafras cortando caña, los preuniversitarios militares como el “Carlos Marx” y “Héroes de Yaguajay”, pasando por el envío como soldados a Etiopía y Angola. Esto que en apretada síntesis he resumido representan girones de vida arrancados a una generación a la que se les dio esperanzas, de que “cuando el socialismo, sepulturero del capitalismo, impere en toda la tierra, todo sería un paraíso”, solo que no fue el capitalismo quien fue sepultado, sino que millones de habitantes del bloque soviético y campo socialista, sepultaron para siempre al comunismo, después de largos años de fracasos económicos y restricción de los derechos humanos de sus ciudadanos, cansados, hartos de falsas promesas de que en el futuro podrían vivir la vida que los dirigentes de la nomenclatura siempre se dieron.
Nuestra generación fue testigo de la “desaparición” en la Biblioteca Nacional de las revistas cubanas Bohemia, Carteles y los periódicos de la época para borrar la historia anterior. Como si Cuba no hubiera tenido hijos ilustres antes de los “dirigentes de la Revolución”, opacando la labor de tantos cubanos insignes que concibieron la constitución más avanzada en derechos de toda la América, la constitución de 1940 y generaron obras de alcance mundial en todos los géneros de la cultura y las artes.
En una ocasión fui a consultar un número de Revista Bohemia donde aparecía reseñada la boda de alta alcurnia entre Raúl Castro y Vilma Espín por la Iglesia Católica y se me dijo allí que para acceder esa revista tenía que tener autorización del Departamento de Orientación y Propaganda del Comité Central. Suerte que obtuve la revista a través de un matrimonio anciano vecino de mis abuelos que conservaban esos viejos números celosamente.
Nuestra generación que perdió su juventud sin “acceso a shopings”, se casaba para que le vendieran un pequeño radio “Orbita, ruso de AM por $450 pesos cubanos. Obtener un juego de sabanas, dos toallas y un pequeño frasco de perfume, un peine plástico grande (mi esposa todavía conserva el de ella), un par de zapatos para hombre y otro para la mujer. Dos jabones de “olor”, dos pares de medias, dos camisas y un pantalón, dos bloomers y un corte de tela para un vestido. Además de tener derecho a comprar 15 cajas de cerveza para la “fiesta”. No había televisores excepto para los vanguardias cañeros y estos eran por supuesto en blanco y negro, cuando ya en 1959 se vendían televisores a color en Cuba puesto que existía ya la programación en color por el canal 2.
Fuimos la generación que soportó prolongados discursos del comandante que a veces duraban casi 6 horas.
Fuimos la generación que no tuvo discotecas, que fue perseguida por oír a los Beatles, los Rolling Stone o a Feliciano clandestinamente en una fiesta.
Por eso, al ver a esta nueva juventud cubana que gracias al avance de la informática ya no pueden someter al aislamiento cultural y tecnológico en que sumieron a mi generación, me lleno de esperanzas ciertas, de que el luminoso día está muy cerca. Estos nuevos egregios hijos de la Patria cubana podrán edificar la mejor de las sociedades, protegiendo en sus instituciones libres y en su constitución que nunca más pueda ser engañado el pueblo cubano, que nunca más la voluntad personal de ningún hombre pueda hundir de nuevo en el oscurantismo y el irrespeto más abyecto a los derechos humanos elementales a sus nobles hijos. Que nunca más un gobierno pueda tomar el control del pensamiento, la voluntad y la acción de sus individuos en aras del sometimiento y la obediencia a reglas absurdas y a medidas descabelladas y voluntaristas. Que nunca más se permita lucrar y vivir a expensas del pueblo aplastado y engañado a una camarilla gobernante que medra y vive la gran vida mientras el pueblo se sume en la miseria, la mentira y la ignorancia de las ideas culturales y políticas del entorno mundial.
“Un principio justo desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”, dijo José Martí. Desde sus cibernéticas cuevas, las ideas de todos estos jóvenes se abrirán paso para crear la Patria Nueva, con todos y para el bien de todos. ¡Adelante, que ya nadie podrá detenerlos! ¡La Patria os contempla orgullosa!.

GaviotaZalas dijo...

ME PUEDO IMAGINAR ESOS NINNOS CRECER SIN NINGUNA ESPERANZA, NI FUTURO, Rumorosos está muy bueno tu blog,,sigue asi HACIENDO RUIDOOOOO,,

Anónimo dijo...

Hey Como están!
Me llamo Cristhian y soy colombiano..
Me parece increíble todo lo q leo en el blog. Me gustaria hablar con algun cubano para q me cuente la realidad de su pais y yo contrarle la del mío.

...crei que querian muuucho a Castro.

cristhian513@hotmail.com

Anónimo dijo...

Es uno de los mejores chistes y burlas que he visto, debería internacionalizarse para que acabe tanta tonteria con este "compañero"el che.